OKR ¿Qué son?

OKR ¿Qué son?

Google no podía imaginar que en tan sólo un año adoptaría un enfoque de gestión del trabajo que originalmente provenía de Intel, que nunca dejó de serlo, y que ahora todas las empresas quieren adoptar.

Estamos hablando de las famosas OKR´s. Un método de gestión del trabajo que alinea a la organización en torno a objetivos comunes y que se ha convertido en un sistema fundamental que mueve a todos en la organización en la misma dirección.

¿Qué es el OKR y cómo funciona? Y, lo que es más preocupante, ¿por qué son tan importantes para empresas como Google, Intel, LinkedIn y Twitter?

Desde los años 50, las empresas han utilizado diversas técnicas de gestión para mejorar el rendimiento de los empleados. Peter Drucker presentó la Dirección por Objetivos (DPO), un proceso en el que directivos y empleados se ponen de acuerdo sobre los objetivos y lo que deben hacer para alcanzarlos. Treinta años después, en la década de 1980, los acrónimos S.M.A.R.T. y KPI empezaron a abrirse camino en la gestión empresarial. Y fue en 1999 cuando el concepto de OKR apareció por primera vez con John Doerr, impulsor de la metodología y responsable directo de su implantación en la dirección de Google.

Qué es el OKR

OKR significa "Objetivos y Resultados Clave".

Podemos definirlo como un método de trabajo interno que permite, mediante la definición de objetivos y sus correspondientes resultados clave, organizar la empresa, definir grupos de trabajo y seguir el progreso de cada empleado.

¿Qué nos aporta el OKR? Armonizar el trabajo de toda la organización y establecer un rumbo unificado para todos sus miembros. Es sin duda un método innovador para definir los objetivos de la empresa y del equipo y, a partir de los resultados, medir el progreso de cada uno de ellos. 

Las ventajas del OKR

En su estudio titulado "Getting Started with Goals and Core Results (OKRs)", BetterWorks afirma que el OKR ayuda a las organizaciones

  • Crear un sentido de compromiso para lograr los objetivos.
  • Mantenga a todos los miembros informados sobre lo que es importante.
  • Permitir una comunicación más precisa.
  • Establecer medidas para evaluar el progreso.
  • Centrar los esfuerzos y asegurar la alineación dentro del equipo.

Cómo implementar la metodología OKR en su empresa.

Seguro que ya te has dado cuenta del gran potencial de esta metodología y entiendes por qué las grandes empresas la utilizan. Te explicaremos qué puedes hacer para integrarla en la gestión de tu empresa:

En primer lugar, debes saber que la metodología OKR consta de dos elementos principales: Objetivos y Resultados Clave.

Una vez que sepas esto, tienes que hacerte dos preguntas que, según Henrik-Jan van der Pol, otro defensor de la metodología, te ayudarán a aplicar la metodología con seguridad de éxito: ¿A dónde tienes que ir? ¿Y cómo sabe si ha llegado?

La primera pregunta puede responderse fijando objetivos y la segunda consiguiendo resultados importantes.

Objetivos

El primer paso es establecer objetivos que le den una dirección clara en la que quiere ir. Demasiados objetivos pueden llevar al agobio.

Estos objetivos deben ser un reto para la empresa e inspirar a los empleados. También deben ser aprobados por toda la organización.

Tomemos el ejemplo de los objetivos:

  • Aumentar las ventas.
  • Mejorar la experiencia de Usuario en el Sitio Web

Resultados relevantes

Una vez definidos los objetivos, el siguiente paso es alcanzarlos, lo que implica establecer resultados para cada objetivo. Lo ideal es tener de tres a cinco resultados para cada objetivo.

Estos resultados deben hacer que el objetivo sea medible, alcanzable, con un plazo determinado y, por supuesto, que le ayuden a alcanzarlo.

Sigamos con el ejemplo anterior:

➡ Para aumentar las ventas, un resultado clave sería terminar el año con un aumento del 20% en las ventas.

➡ Mejorar la experiencia de Usuario en el sitio web, un resultado clave sería el aumento del número de clics en el sitio web.

Para lograr el resultado clave, llevaremos a cabo una serie de acciones relacionadas con el resultado deseado.

Proceso de evaluación.

Google establece sus métricas OKR trimestral y anualmente. Los parámetros de la OKR se establecen trimestralmente y se revisan anualmente en función de los avances.

Después de establecer objetivos y lograr resultados significativos, ¿cómo sabemos que lo hemos hecho bien? Pues utilizando el típico método de puntuación OKR.

Al final de cada trimestre, es el momento de medir y evaluar nuestros logros. Cada empleado califica su trabajo en una escala de 0 a 1. Lo ideal es una media de 0,7 a 0,8, ya que una media de 1 puede significar que el objetivo no es lo suficientemente ambicioso. Una puntuación inferior a 0,4 indica que el lugar de trabajo debe replantearse sus objetivos y la forma de alcanzarlos.

Todas las puntuaciones de la empresa son públicas, por lo que todos los empleados pueden ver lo que hacen sus compañeros y hacia dónde van.

Veamos un breve ejemplo concreto para entender cómo se utiliza el método OKR:

Objetivo: Mejorar la experiencia de Usuario en el Sitio Web

0.7

Resultados Clave:

Aumentar el porcentaje de Clics en un 25%

0.8

Incrementar la tasa de conversión en un 15%

0.7

Aumentar las ventas en un 10%

0.6

Reducir reclamos a la mitad

0.7

 

Las OKR no debe confundirse con KPI´s.

El propósito de los OKR es establecer un objetivo para ir más allá, es decir, pasar de la situación actual a un nuevo punto más ambicioso. Las empresas utilizan los OKR para llegar a este nuevo punto.

Los KPI, por su parte, son medidas de rendimiento y miden el éxito y el progreso de las actividades en curso que ya están en marcha.

Aunque son métodos diferentes, se complementan entre sí. Los indicadores clave de rendimiento (KPI) pueden servir de inspiración para definir los KPI.

Por ejemplo, los KPIs pueden indicar que no estamos vendiendo lo suficiente, por lo que necesitamos OKRs que nos ayuden a aumentar las ventas.

Conclusiones de DesignSEO

El activo más importante de cualquier empresa es su capital humano. Para conseguir sinergias y centrar los esfuerzos de todos los empleados en un único objetivo, es necesario desarrollar métodos de gestión interna que ayuden a hacer de todo el equipo un conjunto coherente. El método OKR permite no sólo establecer objetivos comunes, sino también medir los progresos en función de los resultados obtenidos y, en función de ello, redefinir mejores estrategias para garantizar el éxito de la empresa.


Imprimir   Correo electrónico